Acerca de la biotensegridad

La biotensegridad propone que toda la vida biológica está estructurada tensegrilmente, caracterizada por la compresión discontinua y la tensión continua, también conocida como "compresión flotante" o "tensegridad", y que por ello, los modelos de vida biológica serán más válidos y útiles si se basan en el principio estructural de la tensegridad. De ello se deduce que la convención no examinada de utilizar la mecánica lineal de las estructuras de compresión continua para modelar la vida biológica es subóptima e incluso puede inducir al error.


El lugar para comenzar, si desea aprender más sobre la biotensegridad, es el sitio web del Dr. Stephen Levin, biotensegrity.com (en inglés), quien originó la teoría después de buscar una mejor manera de explicar y modelar la estructura biológica, el movimiento y la estabilidad, que no lograba explicar completamente siguiendo el modelo de compresión continua que le presentaron en la escuela de medicina.

 

Uso del término


El Dr. Levin eligió el término biotensegridad por su concepto de tensegridad en biología.
Respetamos y seguimos su ortografía: sin mayúsculas, sin guiones. Por lo tanto, es un nombre común, no un nombre propio.


También respetamos y seguimos el uso que hace Levin del término. Es un concepto científico, un modelo útil y puede cumplir con los estándares de una teoría científica. La biotensegridad puede inspirar otras ideas, métodos y conceptos, pero solo la biotensegridad definida por Levin es biotensegridad.


De los modelos, Stephen Hawking escribe:
"Un modelo es un buen modelo si es: uno, elegante; dos, contiene pocos elementos arbitrarios o ajustables; tres, concuerda y explica todas las observaciones existentes; cuatro, hace predicciones detalladas sobre observaciones futuras que pueden refutar o falsificar el modelo si no se corroboran.".

Historia de la biotensegridad


Como cirujano ortopédico y de columna, la experiencia del Dr. Levin, trabajando con cuerpos vivos reales estaba en desacuerdo con la enseñanza que había recibido. Buscando un modelo mejor que el cuerpo como edificio o máquina (dado que las matemáticas y la física simplemente no cuadraban), fue al centro comercial y visitó el Museo Smithsoniano de Historia Natural, pensando que los enormes esqueletos de los dinosaurios podrían revelan algunas pistas sobre la estructura de la vida. Pasó varios meses colaborando con el curador Nicholas Hotton III en busca de una respuesta.


Frustrado pero decidido, dejó el museo un día de primavera y se sentó en un banco junto al centro comercial. Mirando a su derecha, vio el Monumento a Washington, un magnífico obelisco de compresión continua. Este era el modelo dominante en ese momento para la columna vertebral humana: en posición vertical, con un ladrillo (vértebra) apilado sólidamente sobre el siguiente.


El problema es que el Monumento a Washington no puede dar un salto. Se rompería y se desmoronaría. Además de eso, sabía por experiencia quirúrgica que nuestros huesos nunca se tocan; no se presionan el uno al otro en absoluto. Nada de las estructuras orgánicas masivas que había visto dentro del museo parecía relacionarse con el modelo de un edificio. Tenía que haber una mejor respuesta.


Mirando a la izquierda, pudo ver el Museo Hirshhorn, que se había inaugurado el año anterior, en 1974. Entonces se iluminó**: la escultura que había visto cuando visitó el museo después de su inauguración: una torre que se elevaba unos 18 metros con enormes barras de metal "flotando" en una red de cables, este era el modelo, esta era la respuesta a su pregunta. 

 

En ese momento, dice Levin, lo supo. Sabía que era así. La Needle Tower de Kenneth Snelson podría funcionar como modelo de cómo la vida se construye a sí misma.


Cruzó el centro comercial para visitar la escultura una vez más, y se abrió ante él un nuevo camino de estudio. Se puso en contacto con Snelson y comenzó a leer todo lo que pudo sobre la tensegridad y la construcción de sus modelos.
Siguiendo el proceso científico, durante las siguientes décadas trató de hacer todo lo posible para comprender las estructuras de tensegridad y demostrar que este modelo no era la respuesta que había estado buscando. Pero cuanto más profundizaba, descubría más alineación entre biología y tensegridad.


Finalmente, el Dr. Stephen Levin acuñó el término biotensegridad para nombrar el concepto en el que fue pionero.
Hoy, más de cuarenta años después de aquel día en 1975 cuando el Dr. Levin tuvo su momento “Eureka”, la percepción de la biotensegridad ha sido corroborada por el trabajo del Dr. Donald Ingber y decenas de otros científicos, y ha encontrado su camino hacia libros de texto y cursos de ciencias.

Breve historia de la biotensegridad